Se le llama última milla al trayecto final de entrega de un paquete hacia el destino del cliente, esto hace que se convierta en uno de los procesos más importantes de una compra, ya que puede incidir en un costo mayor para la empresa y en la satisfacción del cliente.

Según estudios el 80% de los clientes no vuelve comprar si tuvo problemas con la entrega de su paquete y es que cada vez aumentan los envíos urgentes, los plazos de entrega se reducen y los clientes son más exigentes.

En las entregas podemos encontrar muchos factores que pueden afectar esa última milla, desde la estacionalidad, las presas y rutas de entrega y hasta el tipo de producto y su urgencia, pero no todo está mal, existen estrategia que pueden ayudarnos a prevenir y tener éxito.

Planificar se convierte en uno de los pilares más importantes y la tecnología puede ser un gran aliado para esto, ya que actualmente hay herramientas que permiten la gestión de flotas y rutas, así como la posibilidad de darle al cliente la opción de monitorear su paquete en tiempo real, lo cual le permite estar completamente enterado de lo que sucede y además, crea confianza entre ambos extremos. No podemos omitir la medición de resultados y opiniones, esto para poder enterarnos de cómo estamos trabajando y mejorar continuamente.

Definitivamente, para la última milla debemos optimizar y priorizar, de estos procesos puede depender que tengamos un cliente feliz dispuesto a una recompra e incluso que nos recomiende por nuestro servicio a otros posibles clientes con sus mismas necesidades.

Deja un comentario