Para nadie es un secreto que el servicio al cliente es clave en todo comercio, físico y electrónico. De él depende muchísimas veces que un cliente vuelva o no. ¿Quién por un mal servicio no ha dejado de frecuentar un lugar o comprar un producto?

El servicio al cliente en ecommerce puede representar un reto para muchos al no contar con un lugar físico, pero esto debería de transformarse en una oportunidad para reforzar las herramientas con las que se dispone.

Chats, redes sociales o una línea telefónica son las herramientas con las que normalmente cuenta un negocio, pero es importante saber que tenerlas y darles su importancia son cosas distintas.

Contar con un chat en el que los clientes escriban y no reciban respuesta inmediata o tener redes sociales donde hay comentarios sin respuesta o seguimiento son errores graves que muchos cometen. Hacerlo bien requiere de atención, compresión y prioridad.

El proceso de compra, los tiempos de envío, el asesoramiento y hasta el servicio post venta son algunos de los aspectos que se han dejado de lado y forman parte del servicio al cliente eficiente.

Si no volviste a ese lugar que frecuentabas o dejaste de comprar ese producto, es porque fuiste el cliente en esa ocasión y te fallaron. Todos hemos sido ese cliente, por eso no nos permitamos fallarle a los nuestros y pongamos en práctica el servicio que nos gusta recibir.

Deja un comentario